Marcos González Fernández, entrenador y preparador físico: “Una persona se mide por su formación, sus habilidades y su actitud.”

Marcos González Fernández, entrenador y preparador físico: “Una persona se mide por su formación, sus habilidades y su actitud.”

publicado en: Uncategorized | 0

Marcos González es un joven que lleva toda la vida en torno al mundo del fútbol. Ha sido jugador de fútbol 11, de fútbol sala, e incluso árbitro. Cuando acabó Bachillerato se graduó en TAFAD y hoy en día está a punto de finalizar sus estudios universitarios en ciencias de la actividad física y el deporte. Todo ello lo compagina con sus importantes labores dentro del Lugo Fuenlabrada: entrena al Juvenil “D” y Cadete “C”, además de ejercer como ayudante de Miguel en la preparación física el Juvenil “C”. Por todo esto, es un gran conocedor de todas las perspectivas del fútbol base.

Su aventura en el Lugo comenzó hace tres años, cuando le hicieron una oferta que no pudo rechazar: “Vine porque era el siguiente paso a mi anterior club. Una vez estuve aquí me di cuenta de todo lo que había detrás. Me gustó mucho la forma de trabajo y el ambiente similar al de una familia.”

Una vez en el Lugo, empezó entrenando el primer año a los Benjamines. Al segundo siguió con los Cadetes. Y en su tercer año, se hace cargo de dos grandes equipos como son el Juvenil “D” y el Cadete “C”.

El Juvenil que dirige Marcos, se encuentra décimo en la tabla, con 9 puntos. En estas ligas, la edad de los jugadores es muy dispar, y Marcos cree que es clave en los resultados: “La diferencia de edad es lo que más nos perjudica. Físicamente hay equipos de tercer año muy fuertes, y aunque futbolísticamente compitamos bastante bien, la diferencia física nos perjudica”. Sin embargo, es optimista respecto al resto de temporada: “Si todo va bien y nos lo permiten las lesiones, en esta línea de trabajo iremos subiendo escalones”. 

En cuanto al Cadete, se encuentra octavo en la tabla, con 10 puntos. No obstante, la noticia es que lleva 4 jornadas consecutivas sin perder, con tres victorias y un empate. Marcos está encantado del gran grupo al que dirige: “Lo que he podido observar es que tienen una gran motivación y actitud. Técnica o futbolísticamente es probable que no seamos el mejor equipo de la liga, por eso empezamos así. Pero la actitud e intensidad que tienen en los entrenamientos es lo que está produciendo un crecimiento exponencial. Son un bloque muy compacto y nos da ventaja sobre el resto de los clubes. Somos un verdadero equipo”. Tiene claro que la clave de las buenas vibraciones en estas últimas semanas son las ganas del equipo: “Intentan captar el 100% de lo que yo les enseño. Siempre lo van a intentar, les salga bien o mal. Y de tanto intentarlo lo consiguen.”

Marcos desde que llegó al Lugo ha aprendido muchas cosas de Miguel, entrenador del Juvenil C entre otros equipos. Es en ese tipo de personas en el que ve reflejadas uno de los principios de Marcos, la constante formación y aprendizaje por parte de cualquier profesional: “Miguel tiene mucha implicación en los chicos y también se forma constantemente. A veces muchos entrenadores carecen de falta de formación. Hay que seguir aprendiendo y renovarse porque todo evoluciona. Si no estás al día te estancas y te quedas atrás. Por tanto, la formación es algo muy positivo que destaco de Miguel. He aprendido de su actitud, y la forma de implicarse con los chicos”.

Aunque sin duda, los tres pilares básicos en los que se puede medir el trabajo de una persona, según Marcos son su formación, sus habilidades y su actitud.

Por último, el joven graduado en TAFAD y a punto de graduarse en ciencias de la actividad física y el deporte, destaca la importancia de tener una metodología de trabajo: “Siempre hay que tener una metodología de trabajo porque estás buscando un objetivo. Muchas veces los chicos no saben cosas, pero porque tampoco se las enseñamos. El proceso de mejora de cualquier jugador se basa en una correcta metodología”. Además, todos los conceptos de los entrenamientos son vitales para los partidos: “Son muy importantes los conceptos trabajados en el entrenamiento, aunque a veces los chicos no los vean. Cuando los interiorizan, en el partido son capaces de aplicarlo en milésimas de segundo”.

Por último, Marcos nos cuenta sus objetivos en un futuro cercano: “Mi objetivo principal es seguir formándome, seguir creciendo como persona, entrenador y preparador físico y seguir escalando hacia arriba a ver a donde llegamos”.

Dejar una opinión